Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Call Center: (33) 1002-0000

Ir arriba

Arriba

Valparaíso, un delicioso enredo urbano

Valparaíso, un delicioso enredo urbano Valparaíso, un delicioso enredo urbano Valparaíso, un delicioso enredo urbano Valparaíso, un delicioso enredo urbano

Cuando se llega a Valparaíso,  lo primero que impresiona es el nudo de ciudad que es, pues estando ubicado a orillas del mar por un lado, y los cerros por el otro,  sus habitantes han echado mano de su astucia para aprovechar el terreno.

El resultado es una serie de cerros entrelazados, con largas escaleras, ascensores de creación local y edificios que retan las pendientes, que las más de las veces son pronunciadas.  Todo inició en la parte plana frente al mar; ahí se construyeron el Congreso Nacional, el Edificio del Cabildo y otros servicios públicos e instituciones de estado, pero con el paso de los años la población gradualmente fue asentándose en los cerros que corren paralelo a la bahía hasta formar esa maraña de casas que cuelgan milagrosamente y que hacen las veces de anfiteatro natural con vista al puerto, el principal de Chile.

Entre los cerros se entretejen los barrios con sus claras diferencias socioeconómicas y urbanísticas; por un lado, casonas derruidas y endebles y del otro, casas coloniales transformadas en elegantes hoteles boutique y restaurantes de lujo, con balcones en apariencia suspendidos en el aire. Admirando esta mezcla de estilos es fácil comprender por qué la UNESCO decretó a Valparaíso, Patrimonio de la Humanidad: pese a lo complicado de la orografía, sus habitantes han logrado urbanizar el territorio, con el Pacífico por testigo.

En Valparaíso,  muros y fachadas sirven a poetas y pintores para expresar sus sentimientos,  no sorprende pues que haya un Museo a Cielo Abierto,  conformado por 20 murales pintados en los faldeos del cerro Bellavista.

En el Cerro Florida se puede visitar La Sebastiana, la casa de Pablo Neruda que aún guarda el aroma de la poesía y hoy es museo, orgullo de Chile. La vivienda del Premio Nobel de Literatura 1971, fue construida caprichosamente en un espacio estrecho con cuatro niveles y un altillo, con la pinta de un barco cuya mirada está puesta obviamente en el mar.

En tu próximo viaje a Sudamérica, no olvides incluir a Valparaíso, que solo se encuentra a dos horas de Santiago, la capital, a la que se llega muy fácilmente con vuelos directos desde México.  En Prego viajes, los consultores te pueden asesorar sobre un recorrido bien planeado,  que incluya la ciudad porteña e incluso darte la vuelta por su famosa vecina, Viña del Mar, donde se realizan conciertos de talla mundial.