La otra forma de viajar a Europa

Revive el glamour de viajar en Crucero Transatlántico

A la velocidad del jet, podemos surcar el Atlántico en lo que apuramos dos comidas, dormimos un rato y llenamos formas migratorias, pero ¿no se antojaría alguna vez desacelerar nuestra carrera a Europa y disfrutar de siete puestas de sol antes de avistar el Viejo Continente?

Afortunadamente los transatlánticos son esas joyas de transporte que han sobrevivido a los tiempos modernos y que cumplen el sueño de emprender el viaje por mar. Lejos de las incomodidades en las que se trasladaban piratas y migrantes, el viajero de hoy goza de las amenidades de un gran resort sobre las olas.

Nada como despedirse de Nueva York desde la popa, viendo cómo los rascacielos y la Estatua de la Libertad empequeñecen hasta desaparecer, para siete días después recibir, descansado y con los brazos abiertos, tierra europea desde la proa.

Para los más avezados, existen cruceros que no solo “cruzan” sino que continúan haciendo un recorrido por el Mediterráneo o por el Mar del Norte, extendiendo el viaje hasta por más de 20 días. Por lo pronto te compartimos algunas de las recomendaciones a tener en cuenta para un viaje transatlántico.

 

 

¿Qué hay que saber?

– El viaje más corto es el de 7 días del Queen Mary II, con servicio regular de Nueva York a Southampton, Inglaterra. Dado que es un barco construido específicamente para atravesar el océano se le considera de los más seguros, rápidos y estables.

– El recorrido más extenso puede demorar 21 días (por ejemplo, de Fort Lauderdale a Roma, con distintas paradas en el Mediterráneo) o hasta 35 días (saliendo de Boston y recorriendo la ruta completa de los vikingos).


– Estas embarcaciones (excepto el Queen Mary II) aprovechan el viaje de reasignación a otro continente (repositioning) para llevar pasajeros y suelen ofrecer buenos precios.


– La mayor oferta se ofrece en primavera y otoño, precisamente porque los cruceros necesitan cambiar de continente (hacia Europa en primavera y hacia el Caribe en otoño), aunque existen opciones todo el año. Los meses a evitar son enero a marzo dado el clima invernal.


– Cuanto más pronto reserves mejores oportunidades tendrás de encontrar la cabina que deseas, en la fecha de salida de tu interés y al mejor precio.

Son tantas las opciones de rutas, embarcaciones y cabinas que no hay nada mejor como apoyarte en uno de nuestros Consultores de Viajes, ya que podemos asesorarte sobre el recorrido más adecuado para ti, además de asegurarnos que los servicios que contrates sean tal como los seleccionaste.

Acércate a nosotros. Nos dará mucho gusto planear contigo tu próxima travesía.

 

 

+ Información